Flucht vor Gästen

Es stellen sich traurige Fragen. Könnte es sein, dass ich Gäste nicht mag? Wie habe ich es überlebt, so viele Jahre, mit so hässlichen Gästen?
Natürlich ist mir bekannt, dass die Klagen über die Gäste, von mir ausgehend, auch mich treffen als den, der sie ins Haus ließ. Und sogar noch dieses Geständnis zeugt gegen mich als den, der nun für schärfere Klagen das Feld vor sich freigeräumt hat, ist doch von dem, was ich melde, nachprüfbar nur, dass ich es melde, zeigt also auf mich als den, der es meldet, und dann noch meldet, dass er es meldet, also es gibt für mich kein Versteck.

Huir de los invitados

Se plantean tristes preguntas. ¿Puede ser que no me gusten los invitados? ¿Cómo he sobrevivido tantos años con invitados tan horribles?
Sé por supuesto que las quejas sobre los invitados, viniendo de mí, también me afectan, ya que soy yo quien los dejó entrar. E incluso esta confesión testifica en mi contra como aquel que ha dejado ante sí vía libre para quejas más graves, pues lo que digo sólo se puede probar porque lo digo, así que quedo como aquel que lo dice, y además dice que lo dice, de modo que no me queda ningún escondite.

Reinhard Lettau, Flucht vor Gästen (fragmento), 1994.

Acerca de I.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: