Un tiempo

Tiempo él nos puso, como vaso
recogiendo nuestras aguas.
Tiempo en su boca, clavado en la esquina.

Aquí he aprendido de una huella,
una doctrina de epidemia.
Aquí me educaron aludes
de manos movidas por ansia.
Y el cúmulo de meses me bastó
para igualarme al resto de los buenos,
convictos asiduos al medio.

Acerca de I.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: