Gibs auf!*

Es war sehr früh am Morgen, die Straßen rein und leer, ich ging zum Bahnhof. Als ich eine Turmuhr mit meiner Uhr verglich, sah ich, dass es schon viel später war, als ich geglaubt hatte, ich musste mich sehr beeilen, der Schrecken über diese Entdeckung ließ mich im Weg unsicher werden, ich kannte mich in dieser Stadt noch nicht sehr gut aus, glücklicherweise war ein Schutzmann in der Nähe, ich lief zu ihm und fragte ihn atemlos nach dem Weg. Er lächelte und sagte: “Von mir willst du den Weg erfahren?” “Ja”, sagte ich, “da ich ihn selbst nicht finden kann.” “Gibs auf, gibs auf”, sagte er und wandte sich mit einem großen Schwunge ab, so wie Leute, die mit ihrem Lachen allein sein wollen.

(*) Título añadido por Max Brod, el texto original no tenía título.

________

¡Déjalo!

Era muy pronto por la mañana, las calles estaban limpias y vacías, me dirigía a la estación. Cuando comparé mi reloj con el de una torre advertí que era mucho más tarde de lo que creía. Tuve que apresurarme, la impresión de mi descubrimiento me desorientó, todavía no me ubicaba muy bien en esta ciudad. Por suerte había un policía cerca, fui hacia él y le pregunté sin aliento por el camino. Él sonrió y dijo: “¿De mí quieres saber el camino?” “Sí”, dije, “porque yo solo no puedo encontrarlo”. “Déjalo, déjalo”, dijo y se volvió con gran impulso, como alguien que quiere estar a solas con su risa.

Franz Kafka

Acerca de I.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: