Literatura orgánica

Se dice que el prolífico escritor Howard Shepherson, conocido por sus relatos sarcásticos y por su incuestionable humor agrio, vio acrecentado el cinismo de sus cuentos a medida que su diabetes empeoraba. Esto le dio cierta fama de genio en los más concurridos círculos literarios de Inglaterra. Incluso se rumorea que abandonaba todo cuidado de sí mismo, no tomaba su medicación y se saltaba la estricta dieta recomendada por los médicos; y todo ello para provocar un cinismo más y más atroz en sus escritos.

Habiendo oído esta historia, Wilkins decidió indagar sobre el tema. Sin embargo, acceder a información sobre el estado de salud de los escritores era algo complicado. Consultó algunas biografías de aquellos autores cuyo elevado nivel de cinismo había llamado su atención. Las biografías no siempre proporcionaban datos médicos sobre los autores, pero sí logró encontrar pruebas suficientes para alentar su investigación.

Wilkins era un hombre serio; prefería un trabajo bien hecho a cualquier cosa, no era amante de las medias tintas. De modo que se arrojó a la exploración de los autores vivos. Esto le llevó unos meses, ya que no había leído a ningún autor vivo que fuese cínico. Wilkins tuvo que leer mucho y tomar muchas notas. Una vez seleccionados y localizados los autores, pasó a la fase de contacto.

Wunderbar le colgó el teléfono. Después de esto, Wilkins decidió exponer sus intenciones por correo electrónico, ya que al menos no cortarían su discurso en el preámbulo. El silencio indiferente fue la opción más usada por los autores destinatarios. Sólo uno, Medos, accedió a colaborar con la investigación. Pero Medos no era diabético, sino que padecía artrosis. Wilkins descartó considerar una excepción como primer caso de su estudio.

Advirtiendo con nitidez su fracaso, Wilkins quiso proseguir con su investigación por otras vías. Esta vez le llevó seis meses cumplir con su siguiente propósito. Para acceder a los informes médicos con total rapidez y comodidad debería introducirse silenciosamente en los archivos de la red de consultorios médicos. Por consiguiente, tuvo que estudiar muchos manuales sobre redes, programación y privacidad virtual, incluso llegó a conocer a los hackers Krak y Polst, míticos en la escena informática underground. Wilkins era conocido en dicho entorno como Kiwi. Sin quererlo, también llegó a ganarse cierta fama en el mundillo gracias a su perseverancia.

Wilkins, no obstante, nunca dejó de tener en mente su proyecto. Un gran día, sus conocimientos le permitieron obtener el primer informe, precisamente el de Wunderbar. Este era, efectivamente, un completo diabético.

El obstinado (o riguroso) Wilkins leyó y releyó cuentos, novelas, diagnósticos y análisis clínicos. Y a medida que investigaba, se confundía más y más. El azúcar no era el único modificador de la conducta literaria. También lo parecían ser la anti-trombina III y las plaquetas. La primera, según sus observaciones, provocaba pequeños derrames de cursilería; en cuanto a las plaquetas, su ausencia despertaba una tendencia a la verborrea intelectualoide.

En pocas semanas, Wilkins halló a la policía picando a su puerta. Sus actividades virtuales habían sido descubiertas. Su arresto se consumó tras un interrogatorio que no dejó satisfecho el sano sentido común de los agentes.

A Wilkins lo que le daba lástima era dejar a medias las investigaciones en un campo tan interesante como inexplorado. Desde su celda, no dejó de escribir cartas a sus escritores vivos predilectos, quienes, asombrados ahora por sus argumentos sensatos y contrastados, no dudaron en saquear casas y hospitales en busca de pruebas que alimentasen la nueva ciencia.

Acerca de I.


One response to “Literatura orgánica

  • Cesc Fortuny i Fabré

    Jajajaja!!! … increible!!!!
    Un cuento realmente excepcional. En mi caso, creo que es el ácido úrico el que modifica el tono de mis relatos …
    Un petó ben fort maca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: