Experta

Imagen

 

Si l’enyorança arbitrària fos
una afició reconeguda,
a la fi en seria experta,
d’alguna cosa, mira
que allà on sóc n’enyoro
l’absència de la resta.

I en concret, moments
no especialment feliços,
llocs passats mirant el terra.
Costums i fets únics d’un temps
on no veia el meu tenir,
ni que el respirar era festa.


Não quero rosas

Imagen

 

 

Não quero rosas, desde que haja rosas.

Quero-as só quando não as possa haver.

Que hei-de fazer das coisas

Que qualquer mão pode colher?

 

Não quero a noite senão quando a aurora

A fez em ouro e azul se diluir.

O que a minha alma ignora

É isso que quero possuir.

 

Para quê?… Se o soubesse, não faria

Versos para dizer que inda o não sei.

Tenho a alma pobre e fria…

Ah, com que esmola a aquecerei?…

 

Fernando Pessoa, 7-1-1935.


Hirundofòbia

estiu12

 

De vegades he esperat

el cant, amb l’alba,

com un vidre a punt de trencar-se.

També alguns vespres hi pensava,

desitjant que mai arribés.

Així l’he temut.

Així els primers brots,

i les primeres calors.

 

Però aquest crit d’obertura,

venint de tan fosca espiral,

em troba en una capa fina

de calma, en una escalfor

que ve de dins, plena

de com funciona el món.


An Ocean In Between The Waves – The War On Drugs

Album: Lost In The Dream


Bloop

Bloop

http://bloop.rune.ca/


Scaramouche

Imagen

 

El gigante rechoncho con sus melenas está obteniendo resultados de su centrifugado. Reclama sus patatas tibias, su paraguas y su pequeña ración de ofensa ajena… Quién sabe qué le cuenta su tocadiscos. Yo me mantengo al margen, no me mojo ni un poco. Me acerco con cuidado a dejarle sus papeles, apenas le doy una explicación y me voy sigilosa como una marmota que vuelve a su madriguera después de silbar.

El resto de aldeanos atiende a sus reclamaciones con actitudes encontradas. Unos lo apoyan y buscan sus patatas por armarios y papeleras. Otros apuntan a posibles sospechosos y despliegan las razones de sus hipótesis. Los acusados se defienden por teléfono, corren los rumores por debajo de las mesas hasta que llega el jefe y los llama a su despacho para reñirlos uno a uno con severidad. El gigante rechoncho, con nalgas de enano, cuenta sus desgracias por teléfono. Reducibles a nada, lo que tienen que ver su mal y estas escaramuzas.


Tronc

M’escolto com un arbre que escolta

la remor de les seves fulles.

El tronc no em cau a l’hivern.

Passaria millor el silenci

sota el pes gentil de la neu.

Seré, com la natura, prou pacient?

Tornaran el verd a les branques,

l’aire als pulmons, la sang al cor.

El sucre a la boca, potser?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.